9/3/09

Gioconda Belli - Homenaje a todas las mujeres

2 comentarios:

JORGE dijo...

http://www.geocities.com/ilusionesdelibertad/Sangre de mi sangre
engañoso es el entusiasmo,
su frenesí embriaga hi asta la tiranía,
imposible detener la pasión
del que bebe de la vida,
certero el golpe que se reitera
en la caida de todos los guerreros,
inclinado es el espíritu
hacia templos desconocidos
que los que han transcurrido
ya han vivido,
no hay señal distinta en el tiempo
ajena al saber
de los que mantienen éste orden,
cerrando los ojos
antes de expirar comprendemos
comprendemos nuestra naturaleza,
y tememos la sombra gigante
de nuestros hechos,
la carcajada tronadora
el puño más letal erguido con la espada,
la visión total
del mundo perfecto,
el sueño,pero ¡oh sí,el sueño!
para los que no aprendemos
para los que no tememos el escarmiento,
y cómo engaña el espejismo
lleno de buenas intenciones,
grande y debil es el Yo ante todo esto
y lo sabemos,lo sabemos...
pero,¿Quién nos detiene,quién?
si el mundo,adora todo esto,
si así somos,ASÍ. J.M.PACHECO POLANCO

|

JORGE dijo...

http://www.geocities.com/ilusionesdelibertad/Sangre de mi sangre
engañoso es el entusiasmo,
su frenesí embriaga hi asta la tiranía,
imposible detener la pasión
del que bebe de la vida,
certero el golpe que se reitera
en la caida de todos los guerreros,
inclinado es el espíritu
hacia templos desconocidos
que los que han transcurrido
ya han vivido,
no hay señal distinta en el tiempo
ajena al saber
de los que mantienen éste orden,
cerrando los ojos
antes de expirar comprendemos
comprendemos nuestra naturaleza,
y tememos la sombra gigante
de nuestros hechos,
la carcajada tronadora
el puño más letal erguido con la espada,
la visión total
del mundo perfecto,
el sueño,pero ¡oh sí,el sueño!
para los que no aprendemos
para los que no tememos el escarmiento,
y cómo engaña el espejismo
lleno de buenas intenciones,
grande y debil es el Yo ante todo esto
y lo sabemos,lo sabemos...
pero,¿Quién nos detiene,quién?
si el mundo,adora todo esto,
si así somos,ASÍ. J.M.PACHECO POLANCO

|

Ir arriba